Un toro devuelto por manso y una ovación para Mora y Del Álamo

Dos toros se salvaron en una mansa corrida de Las Ramblas y hubo polémica en la decisión del presidente en el cuarto.

Paloma Moreno.

Fotografías; Plaza1

Madrid, lunes 14 de mayo 2018

7ª Feria de San Isidro

Corrida de toros.

Entrada; más de tres cuartos.

6 Toros 6 de Las Ramblas, serios, rematados y bien presentados. Mansos y descastados en líneas generales, sin entrega. Movilidad y transmisión los dos primeros; devuelto el cuarto por manso con la consiguiente polémica y salió en su lugar un sobrero de José Cruz, cuarto bis.

David Mora (Verde manzana y oro)

-Ovación con saludos y silencio tras dos avisos.

Juan del Álamo (Blanco y plata)

-Ovación con saludos y silencio.

José Garrido (Verde botella y oro)

-Silencio tras aviso y silencio.

Saltó al ruedo el primero de Las Ramblas que manseó en los primeros tercios y apenas se empleó en el caballo. Varias veces acudió  al caballo aunque no se le picó en exceso. En la muleta embistió en la segunda serie humillando y con fijeza en las telas de David Mora. Transmitió y respondía por abajo con codicia. El madrileño lo toreó al natural aunque tuvo mejor pitón diestro y hubo varios muletazos de mayor calado. Dejó una buena estocada y saludó una ovación. El cuarto salió andando y muy paradote huyendo del cite del subalterno. Volvió manoseando y huyendo a su querencia y tras varios minutos en el ruedo sin acudir a ningún capotazo David Mora pidió el cambio de tercio y el presidente sacó el pañuelo verde sin entenderlo nadie lo que produjo las protestas y los pitos del público. En su lugar salió un sobrero de José Cruz, qué también se mostró huidizo aunque se lució en el capote de David Mora. Buen puyazo, se empleó el astado. En la muleta se arrancó con prontitud y lució la primera serie. Tuvo nobleza y bravura el cuarto bis que embistió humillando cuando le sometía aunque salía por arriba en ocasiones. Le enganchó el chaleco y se libró por la mínima. Con manoletinas ajustadas terminó su faena y pinchó sonando dos avisos antes de caer el astado.

Se lució Juan del Álamo con el capote al recibir al segundo, que salía algo distraído aunque metía bien la cara. Destacó la media de remate en su vuelta a San Isidro tras triunfar el año pasado. En el caballo tampoco se empleó en exceso y destacaron los pares de Jarocho, que se desmonteró. Soplaba el viento en Las Ventas cuando el salmantino cogió la muleta, comenzó genuflexo luciéndose después en una tanda de derechazos más ligada respondiendo el de Las Ramblas con más fijeza y transmisión. Por el izquierdo salía más suelto y perdió fuelle la faena aunque Del Álamo había vuelto a la diestra. Sonó un aviso Antes de dejar una estocada entera y saludó la ovación del público. El quinto se volvió a los corrales y manseó en los primeros compases hasta que Jarocho le colocó al capote y embistió con alegría. Se dejó pegar en el caballo aunque continuó manseando en banderillas, destacando el primer par. Hubo algunos pasajes en la faena e Del Àlamo, que expuso al natural pero la faena no cogió vuelo.

Jose Garrido saludó a la verónica al tercero echándose de rodillas a rematar su recibo capotero. El de Las Ramblas pasaba a su aire y se mostró desentendido en los primeros tercios. Más soso y bronco que los anteriores, le costaba entregarse en las telas del extremeño y no tuvo vuelo la faena a pesar de la disposición del diestro. Tardó en colocarse en suerte el astado; sonó un aviso tras pinchar en dos ocasiones y fue silenciado. El sexto fue amplio de pitones y no se empleó en los primeros tercios. Trasero cayó el segundo puyazo que rectificó sin entrega del astado. Destacaron los pares de Chacón.  No tuvo recorrido el cierra plaza ni se entregó en la lidia, impidiendo el lucimiento de Garrido. No tuvo suerte con los aceros y escuchó silencio ensu última comparecencia en San Isidro.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*