Ureña corta una oreja de peso e importancia el Día del Patrón de Madrid

De no haber fallado con la espada, habría cortado otro trofeo en su primero en una corrida variada de Puerto de San Lorenzo

Paloma Moreno.
Fotografías; Plaza1

Madrid, martes 15 de mayo 2018.

Día de San Isidro.

8ª Feria de San Isidro

Corrida de toros.

Entrada; Lleno.

6 Toros 6 de Puerto de San Lorenzo, armónicos y correctos de presentación; fríos de salida y variados de juego. ovación en el arrastre para el 2, que tuvo calidad, repetición y emoción. Pitos en el arrastre para tercero y cuarto. Ovación en el arrastre al quinto, con repetición, humillación y fondo.

El Fandi (Sangre de toro y Oro)

-Silencio en su lote.

Paco Ureña (Blanco y Oro)

-Ovación tras aviso y oreja.

López Simón (Teja y Oro)

-Silencio tras aviso y silencio.

Día del Patrón de San Isidro y casi lleno en Las Ventas. Los tendidos, mayoritariamente el 7, sacaron pancartas reivindicativas sobre la reducción del 10% de IVA que no se aplicó y entró en vigor en junio del 2017.

Saltó el primer toro de Puerto de San Lorenzo que no se empleó demasiado en el caballo y amagó con su flojera. Se le coló a Ureña en el quite por chicuelinas y pasó en banderillas, luciéndose El Fandi en los dos primeros pares de banderillas. El par al violín se le fue y no clavó. Manseó y embestía descompuesto, sin demasiado recorrido. Lo probó por ambos pitones El Fandi, el astado no tuvo mucho lucimiento y pronto dejó una estocada efectiva. El cuarto salió desentendido en los primeros tercios. En el caballo falló el picador y le picó superand las rayas del tercio. Se lució más que en su primero en banderillas El Fandi. El animal no se empleó y salía suelto de las tandas, la fuerza tampoco le sobraba, pero El Fandi no lo sometió. Con una firme estocada terminó su actuación.

Paco Ureña, el más esperado del cartel, se lució a la verónica con el segundo, que salió al paso de chiqueros. En varas un puyazo trasero el primero; antes de firmar templadas verónicas en su quite. Más atrás cayó el segundo. En banderillas destacaron los pares de Pirri. Brindó Ureña al público. Por ambos pitones lo toreó, con quietud y exponiendo, y con hondura trazó los naturales. El astado respondióy humillaba en las telas del murciano, con emoción aunque punto falto de fuerza. Se metió al bolsillo con la muleta en la izquierda, cargando la suerte con el compás abierto y en uno de esos que se paró el tiempo, rugió Madrid. Como tantas tardes con Ureña. A pies juntos continuó con la zurda, por ambos pitones, embistiendo con calidad y duración. Remataba las tandas mirando a los tendidos. Hubo esperanza pero pinchó y falló a espadas. Ovación para toro en el arrastre y al torero en el tercio. El quinto también salió suelto, se empleó en el capote de Ureña que se lució en la media de remate. Se colocó varias veces el picador pero sin hacerse ver, el animal se aburría y seguía suelto. Tampoco se empleó en la puya. En banderillas pasó, tampoco anduvo sobrado de fuerzas. En la muleta Ureña firmó alguna serie de más calado, firmando muletazos buenos y ligados sobre la diestra. El astado repetía y se empleaba en las telas del murciano que se mostró rotundo y entregado. Mejor pitón zurdo, al natural y a pies juntos firmó una tanda final buena, continuaba repitiendo y humillando el quinto. Concluyó la faena por manoletinas sin apenas moverse en un metro cuadrado. Sublime final. Estocadón y voltereta. Muerte de bravo y premio concedido. Sin polémicas, la plaza cayó a él rendida.

El tercero embestía cortito en el capote de López Simón, que empujó en el caballo al primer encuentro. Buenos pares de banderillas de Osuna y Arruga que se desmonteraron tras parear. Brindó a su público el madrileño y genuflexo comenzó su faena. El de Pto. San Lorenzo repetía en la franela y hubo alguna tanda ligada de mayor calado. Algo suelto, se empleó aunque sin humillar demasiado en la muleta del madrileño. Arriesgó a final de faena con manoletinas ajustadas antes de dejar media estocada. Cerró la tarde otro abanto de salida que se mostró algo desentendido en los primeros tercios. Clavó los pitones al salir del caballo y se empleó en el segundo puyazo, bien ejecutado por Tito Sandoval. El cierra plaza rompió, como la corrida en general, en la muleta. El madrileño lo intentó y caló más por el pitón derecho, en el que repetía el astado e intentaba ligar los muletazos. Una tanda de más conexión precedió a otra de menor recorrido. Se fue quedando más corto y aunque se mostró dispuesto, la faena no llegó a tomar el vuelo deseado.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*