D. Antonio Rubio (ganadero de Peñajara); “No me asusta la presión y asumo el reto de Castellón, quiero reafirmarme y devolverle a esta afición el cariño y confianza que han depositado en mi ganadería

Un año, dos corridas de toros, cuatro novilladas y la exhibición de un toro en los festejos populares le han sido suficientes a D. Antonio Rubio Sánchez para devolver a la ganadería cacereña de Peñajara al lugar que nunca debió abandonar.

Entrevista: Máximo Mollá

 

 

Fotografías; Diego Alcaide

Quizás, la ganadería de Peñajara haya sido una de las más maltratadas por el mundo taurino en los últimos años, una prestigiosa casa ganadera que con su encaste jijona, adquirió prestigio y éxitos en los ruedos europeos pero, con la evolución o el acomodo taurino fue siendo apartada por los profesionales a pesar de sus repetidos éxitos; sirva de ejemplo el trofeo del 2008 en la plaza de toros de “Las Ventas” a la corrida más brava del ciclo Isidril (a pesar de que los coletudos no tocasen pelo en aquella ocasión).
Hoy estamos aquí en Torviscoso hablando con D. Antonio Rubio, por algo bien distinto ya que, en apenas un año, este empresario talaverano ha logrado lo que parecía casi imposible; dotar de interés entre los taurinos a los jijona de Peñajara, lo que le lleva a anunciarse en la feria castellonense de la Magdalena en el concurso de “Recortador de Oro” uno de los más importantes y trascendentales concursos del año taurino.
Antonio, ¿Cómo y qué le lleva a abrir la temporada en Castellón y con un festejo popular?
En el último año, no sólo han crecido mis animales, también yo he crecido como aficionado, en este año he podido descubrir la otra tauromaquia, la de los festejos populares, un mundo paralelo al del circuito principal, al cual le debemos mucho y del cual hay mucho que aprender.
Los festejos populares son un puente necesario, un revulsivo de vida que aumenta el acercamiento del mundo a la tauromaquia.
Una vez descubrí els “Bous al carrer”, pude disfrutar de sus éxitos y quiero seguir inmerso en ellos. Así pues, que mejor manera de hacerlo que de la mano de Medetauro, empresa líder y cuyos concursos están reconocidos como los más importantes y serios del circuito.
Es la provincia de Castellón la que más festejos taurinos populares celebra a lo largo del año y cuyos aficionados tienen vitola de toristas y exigentes. ¿Cómo afronta esta cita en la cual debuta usted y la empresa en el coso de Pérez Galdós?
Con mucha responsabilidad, la importancia de la cita no tiene parangón. Que la empresa confíe en ti para presentarse ante una de las aficiones más exigentes no es tarea fácil.
Pero asumo el reto y no me asusta la presión, quiero reafirmarme y devolverle a esta afición el cariño y confianza que han depositado en mi ganadería.
Parte de que asuma este reto es por ellos, su reconocimiento al toro “Brachichito” como toro más bravo del año en la Comunidad Valenciana, me hace sentirme en deuda y espero poder corresponderles y estar a la altura en este concurso.
Sus palabras le honran, y, dotan de interés y vergüenza torera la cita que tendrá lugar el próximo domingo 4 de marzo, pero, ¿Cómo son los cuatro toros enlotados?
Son cuatro toros muy importantes, toros que por presentación podrían ir a cualquier plaza de primera, incluyendo a Madrid. Cuatro animales muy en jijona procedentes de otros tantos sementales.
Es un lote con mucha personalidad que nos permitió una sincronización total entre empresa y ganadero.
Antonio, ¿Qué espera el ganadero y que puede esperar la afición de estos cuatro toros?
Hemos premeditado y seleccionado los animales cuidando al máximo todos los detalles, estamos convencidos de que van a dar la talla y que van a embestir, el espectáculo está garantizado para el debut de la empresa en Castellón y el mío en este festejo popular de “Recortador de Oro”.
Con bastante más anterioridad a que D. Antonio Rubio se hiciese cargo de la ganadería de Peñajara, ya poseía en propiedad la ganadería de Alejandro Vázquez, y de esta será el novillo dedicado para la exhibición de las Damas recortadoras. ¿A que es debido que este no sea también de Peñajara?
Es una cuestión meramente propia, el número de animales no es precisamente muy extenso y éstos preferimos que sean lidiados con mayor edad, así pues, decidimos embarcar un novillo de Vázquez serio, descarado y con una línea pura de Núñez Rincón en el cual tengo puestas muchas esperanzas.
Ahora sólo nos queda esperar al domingo 5 de marzo para poder disfrutar de la bravura de la casta jijona en estado puro.
Me gustaría remarcar la importancia de esta cita, tanto por localización (Castellón), de su afición (festejos populares), verdaderos artífices de la protección del toro bravo y de los encastes minoritarios y de la empresa que dan la importancia y valor a un espectáculo que es base de la tauromaquia.

 

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*