Pamplona se olvida del Toreo

Ferrera pone el toreo, Talavante se lleva la oreja y Ginés se queda sin opciones ante una descompuesta y desrrazada corrida de Núñez del Cuvillo. Mientras que Pamplona se olvida del toreo.

Pamplona se olvida del toreo y se centra en la suerte suprema y en las volteretas que reciben los espadas. La feria de San Fermín del 2017 se esta caracterizando por la indiscriminada entrega de orejas a los espadas por sus aciertos con las espadas o por las volteretas o heridas sufridas. Hoy, pamplona, o mejor dicho, el presidente se olvido de conceder la oreja que pedía el respetable para la faena más maciza y honda de toda la feria por parte del matador Antonio Ferrera, mientras que si otorgó la oreja a una efectiva estocada de Talavante al segundo de la tarde. Quizás no tuvo opción Ginés ante el lote más desclasado y feo del encierro.

Pamplona, jueves 13  julio de 2017

9ª de la Feria del Toro de Pamplona, “San Fermín”

Corrida de Toros

Entrada;

6 Toros 6 de Núñez del Cuvillo, hondos y serios, dispares en presencia y juego. Justos de fuerzas y nobles en general destacando por su clase y movilidad el 4º.

 Núñez del Cuvillo, Vejer de la Frontera (Cádiz)

Divisa; Roja, Blanca y Verde Antigüedad; 13/05/ 1991

Antonio Ferrera (Grosella y oro)

-Silencio y Vuelta tras petición y aviso

Alejandro Talavante (Azul marino y oro)

-Oreja y Silencio tras 2 aviso

Ginés Marín ( Tabaco y oro)

-Silencio y Silencio

Destaca la brega y colocación de José Manuel Montoliu ante el 4º de la tarde, y José Antonio carretero en la lidia del 6º.

Alto y largo, no humilló de salida “pocarropa” toro que  abrió la tarde y fue lidiado por Antonio Ferrera, se desplaza noble y se deja pegar en varas. El matador realiza un reunido tercio de banderillas ante el engallado astado que continuó sin humillar. Todo lo que hizo desde un principio Antonio fue en torero y a favor del toro. La superioridad de Ferrera ante la falta de casta del soso toro quedo patente y fue ápice de que no llegase la emoción al tendido.  Dejó una estocada honda en mal sitio que le obligó utilizar el descabello. Castaño y abierto de sien, “Galiano” obligó a Ferrera a ganarle terreno en el capote. señala por dos veces Antonio Prieto con la puya al astado. Largo y apretando hacia los adentros exigió “Galiano” a Ferrera en un emocionante tercio de banderillas. Vuelve Antonio a demostrar sus conocimientos y dominio de la situación dando distancia y sitio al noble astado, al que no le sobraban las fuerzas ni quería agobios. Actos y pasajes cargados de reminiscencia y sabor añejo en una puesta en escena única, llenando los tiempos con torería y dejando sentidos pases al natural por ambos pitones. Pinchazo hondo y tremenda y espectacular voltereta al descabellar.

Astifino y descarado de cara,”Cambembo” era bajo y bien hechurado.  Salió suelto del encuentro con las telas de Talavante y se dejó hacer en varas metiendo con clase la cara en el peto. Se desplaza largo, humillado y con clase en banderillas. Enclasado y justo de fuerza se desplazo largo y acompasado a la templada muleta de Talavante que inició la faena toreando al natural, pitón por donde se desplazo con más clase el toro y por el cual logró los pases más hondos. Estocada eficaz y oreja. Más recogido y menos ofensivo que sus hermanos, “Lugareño” salió suelto tras el saludo capotero de Alejando.  Suelto y sin fijeza en varas esperó a los banderilleros. Enrrazado, brusco y con genio, embistió el toro a la muleta de Talavante que dejó a un lado la plasticidad torera y sacó a relucir el poder. Bajó la mano, dominó y no dejó que le tocase las telas, en una faena de menos a más que terminó por calar en los tendidos. Falló a espadas y se desvanecieron las opciones.

“Rosito”, serio, bajo y muy en el tipo, embistió fijo y con codicia a las telas que le ofreció  Ginés Marín.  Se duele y sale suelto en el simulacro de varas. En banderillas se muestra distraído y continua doliéndose. Molestó el viento y la descompuesta embestida del toro en la muleta del matador extremeño que no pudo acoplarse. Insistió con voluntad Ginés pero fue imposible hilvanar faena al descompuesto astado.  Dejo con facilidad una efectiva estocada. “Fundador” llevaba por nombre el cierraplaza. Corto de cuello, acodado y cuestarriba, salió suelto de los vuelos del capote que le ofreció el matador. Se duele y tira la cara arriba en el  caballo. aprieta sin clase hacia los adentros en banderillas. Rebrincado, con la cara alta y sin calidad persiguió con movilidad la muleta de Ginés Marín. Un Ginés Marín que afrontó con seguridad y voluntad los inconvenientes del viento y de un astado desrrazado. Hábil estocada y silencio.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*