Solamente la templanza de Talavante hace fluir las plumas en la corrida de la prensa

El mágico temple de Talavante salva una tarde en la que fue sellado un estrepitoso fracaso ganadero del Puerto de San Lorenzo 

Madrid, Viernes 19 de Mayo de 2017

“Corrida de La Prensa”

Entrada; Tarde soleada y con el cartel  de “No hay Billetes”

6 Toros  del Puerto de San Lorenzo y 1 de Buenavista, faltos de presencia y nulos en fuerzas y condiciones, salvándose el de Buenavista y el del Conde de Mayalde (1º Bis). 1º , 5º y 5º(Bis)devueltos a los corrales, 1º (Bis) palmas arrastre, división arrastre 3º (Tris), pitos arrastre 3º,

Sebastián Castella (Lila y Oro)

-Silencio tras 2 avisos y petición y Silencio tras aviso

Alejandro Talavante (Azul Marino y Oro)

-Silencio y Oreja

Javier Jiménez (Corinto y Oro)

-Silencio y

Excelente lidia de José Chacón al 1º de la tarde. Javier Jiménez abandona con un tremendo pitonazo en el muslo derecho.

La brillantez y personalidad de Talavante rompió por vez primera durante el año 2017 los cimientos de las Ventas, pero esto no debe opacar el tremendo fiasco ganadero que se vivió hoy en las Ventas.

Saltó a la arena “Juguetón”, de la ganadería de Buenavista para sustituir a “Langosto”, primero de la tarde correspondiente a la ganadería inicial de  Puerto de San Lorenzo y que  fue devuelto al corral por falta de fuerza. Falto de fuerza desde que asomo por la puerta de toriles, embistió con las manos por delante al capote de Sebastián Castella, aceptando el escaso castigo en varas con fijeza. Pronto y fijo, se desplazo en banderillas. Entendió Castella al noble, pronto y encastado “Juguetón”,  que tras un inicio por estatuarios, rematados con dos garbosos pases por abajo. Le dio distancia y tiempo dejando lucir el recorrido del astado. Las ceñidas “Bernadinas” precedieron a una trasera estocada. Tardó en doblar y escucho silencio tras leve petición. Se frenó en el capote “Guironero”, más serio y largo que sus hermanos. Suelto y desinteresado tras el encuentro con el caballo que monta José Doblado, insistió buscando la querencia hacia toriles. Soso, protestón y aquerenciado el toro, lo intento con gusto y ganas Castella, logrando robarle pases, incluso le robó dos naturales eternos. Sin toro bravo, careció de interés la faena, poniendo fin con  una certera estocada.

El segundo de la tarde atendía al nombre de “Garavito”, fino de cabos y astifino, realizando un frío saludo en el  capote del extremeño Alejandro Talavante. No termino de emplearse en el caballo dejando la cara a media altura. Se desplazó con templanza y sin humillar en banderillas. Protestón y deslucido en sus embestidas no dio oportunidad a un Talavante, que lo intento sin ventajas  e insistencia, alargando la faena innecesariamente. Pincho, antes de dejar un pinchazo hondo y descabellar.”Cubanoso” y “Opalino” fueron devueltos al corral y precedieron a “butanero”, del Excelentísimo Conde de Mayalde, que salió suelto de los vuelos del capote de Talavante y se embistió con clase a caballo y banderillas. Con la muleta, la templanza mágica de Talavante nos llevó al éxtasis, haciendo eterno cada pase. La nobleza del toro y la mágica muñeca de Talavante resaltaron la verdad y el sentir del toreo. Una estocada en lo alto sirvió para que el extremeño cortase un apéndice.

Protestas a la presentación de “cardilisto”, que exhibió una mirada anovillada  y con poca seriedad. Falto de fuerza y parado se reservó en sus embestidas y en el empuje al caballo. Emplazado, se defendió y tiro la cara arriba en los embroques con los garapullos, llevando los pitones muy cerca del riostro de Alejandro sobrino. Protestón y rebrincado, acusaba la falta de fuerza sin emplearse. No fue aceptada la insistencia del Sevillano Javier Jiménez con la muleta. Una efectiva estocada puso fin a este desinterés. El cierraplaza de nombre “Billetito”, Salió suelto y echo la cara arriba en el caballo, en banderillas espero y puso en apuros a los rehileteros del espada sevillano. El viento podía molestar a Jiménez en el centro del redondel, pero no lo dudo el de espartinas pesar de las circunstancias, y en el medio lo empitonó el, reservón y pillo último astado de la tarde cuando el viento lo descubrió. Lo despacho Castella de una eficaz estocada.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*