La puerta grande de Juan Miguel y las buenas sensaciones de Miguel de Pablo cierran la Feria de Valdemorillo 2018

Suerte dispar en la que la puerta grande fue para Juan Miguel y los honores para Miguel de Pablo, mientras que Lamelas se quedó sin opciones.

 

Informa; Juan .L. M

Domingo 11 de febrero 2018, Valdemorillo (Madrid)

III Feria de San Blas

Corrida de Toros

Entrada; Más de media plaza

6 Toros 6 de la jienense ganadería de Guadalmena, serios y bien presentados que no desarrollaron el juego esperado. Quizás sólo el primero tuvo condiciones.

Para;

Alberto Lamelas

-Palmas y Silencio

Miguel de Pablo

-Ovación y Oreja

Juan Miguel

-Oreja y Oreja

Tomó la alternativa el espada colmenarete  Juan Miguel de Antoñete y oro.

Los astados de Guadalmena no pusieron fáciles las cosas a los espadas en el cierre de la feria de San Blas de Valdemorillo 2018. Mientras Lamelas pechó con el peor lote y se quedó sin opciones, el matador de Colmenar viejo miguel de pablo nos dejó unas agradables sensaciones mostrando unas excepcionales condiciones personales con una inusitada  seguridad que le repercutió en una merecida oreja al conjunto de la tarde. Por su parte Juan Miguel que tomaba la borla de Doctor, cortó un bondadoso apéndice en el de su alternativa, mientras que en el que cerraba  plaza y feria obtuvo otro apéndice que le permitió salir en hombros.

Bien presentado el segundo de la tarde y cuya lidia correspondió al jienense Alberto Lamelas, cantó ya en el tercio de varas su condición de manso. fue Alberto a recibirlo a la puerta de toriles exponiendo más de lo que le recompensaría la condición del animal. Tras la devolución de los trastos, esfuerzo del matador ante un nulo astado. No tuvo nada de suerte en su segundo Alberto, un toro más alto y fuera de tipo que sus hermanos que esperó con la cara alta y sin humillar. Un marrajo que en nada ayudó al de Jaén.

 

Caja y muchos kilos tenía el tercero de la tarde que pertenecía al matador Miguel de Pablo. Sorprendió el toreo y oficio de este espada que tras utilizar con templanza el percal, marcó un personalísimo manejo de la franela con elegancia, poder, solemnidad y Toreo caro con la zocata que sólo ensució en la suerte suprema. Fue el quinto el más serio de la corrida a pesar de mostrar las mismas escasas opciones que sus hermanos, sin embargo consiguió el colmenareño captar nuestra atención en una nueva faena llena de entrega, raza sin abandonar su personalidad. cobró una oreja al doblar su oponente.

Tenía presencia y plaza el primero de la tarde. Perteneciente al hierro jienense de Guadalmena mostró calidad en sus embestidas a la par que falta de fuerzas. Lo entendió el de Colmenar de oreja Juan Miguel que se doctoraba con este y que lo cuidó manteniéndolo en pie, imprimiéndole verticalidad y templanza en una faena que obtuvo mayor relevancia sobre el pitón diestro. Pinchazo y estocada precedieron la oreja. Quizás algo barata. falto de casta y entrega el cierraplaza permitió al toricantano torear de forma entregada. La condición de andarín no permitió la lucidez pero si la opción de cortar una nueva oreja y abrir la puerta grande el día de su doctorado.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*