Oreja para Padilla de un flojo encierro del Conde de Mayalde en la 1ª de Feria de la Begoña en Gijón

La Oreja de Padilla no llegó a calentar una grada fría por la falta de Toro.

Gijón, jueves 10 de agosto 2017

1ª Feria de la Begoña

Corrida de Toros

Entrada; Algo más de media plaza

6 Toros 6 del Conde de Mayalde, Desigual en presencia y juego. palmas arrastre al 4º y pitos al 6º

Juan José Padilla

-Vuelta al ruedo y Oreja

Sebastián Castella

-Palmas y Silencio

López Simón

-Silencio y Palmas

Se guardó un minuto de silencio en memoria a los fallecidos, Iván Fandiño, el Doctor Obregón ( antiguo mimbro equipo médico plaza de toros) y el crítico Taurino,  José Luis Suarez.

Por verónicas recibió Padilla al primero de Mayalde al que le realizó un aplaudido quite por chicuelinas. Conectó con el respetable en banderillas y basó una faena discontinua sobre la mano derecha. Cerró por ceñidas Manoletinas antes de dejar una estocada caída casi entera. La entrega del jerezano tuvo su recompensa en el cuarto de la tarde al que recibió con una larga cambiada. Fueron los subalternos los encargados de colocar los rehiletes antes de que Juan le instrumentara una faena llena de desplantes y falta de toreo a “Hechicero” que termino aburrido y desilusionado del torero jerezano.

No se fijó el segundo de la tarde en las telas de Castella de salida a pesar de realizar una buena pelea en varas. Noble y enclasado, siguió la templada muleta del francés, falto de trasmisión el toro se desplazó mejor sobre el pitón derecho. bajó el ritmo cuando Sebastián tomó la zocata. Tardó en doblar y preciso del verduguillo lo que le reportó palmas a Castella. se defendió el cuarto de Mayalde tirando la cara arriba y haciendo sonar el estribo en su encuentro con el piquero. Aplomado y derrotando se negó a colaborar en la muleta que una y otra vez le ofrecía con firmeza y seguridad Castella. El respetable comprendió y agradeció con palmas  la brevedad muleteril. Tras una estocada caída escucho silencio.

Lo intentó el madrileño López Simón ante el llamativo tercero de la tarde, un salinero de 562 kilos que careció de motor para menearse. Derribó al picador que hacía la puerta y nada más a pesar de la insistencia de un López Simón empeñado en hacerlo pasar por la franela. Falto de fuerza, el cierraplaza sacó a relucir el temple del madrileño que pudo mantenerlo en pie y arrancar algunas palmas. Lo único bueno de este sexto fue que nos dejó ver lo que hacía tiempo queríamos, a un Alberto torero y templado que no necesito de abusar del toro.

1 Comment

  1. La plaza de El Bibio ha disfrutado de tardes importantes de triunfo taurino a lo largo de muchos años. Esperemos que éste se anime tbn y haya puertas grandes, aunque este año yo no pueda disfrutar de esa gran feria en directo. Suerte.

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*