Los Miura cierran San Fermín con un susto en Telefónica y realizan el encierro más rápido de este año

Afortunadamente no hubo ningún herido por asta y los trasladados al Hospital fueron por diversas contusiones

Paloma Moreno

Sonó el último cohete de los Sanfermines de este año y salieron por delante los bueyes, pero se fue adelantando uno de los ejemplares negros y comenzaron a subir la cuesta de Santo Domingo. Los de Miura no mostraron violencia ni peligro añadido, incluso en la zona del Ayuntamiento había mozos en el suelo y los toros no hicieron por ellos y les saltaron.

Se partió a medias la manada en Mercaderes, quedando un toro por detrás con los mansos, y llegaron a la curva de Estafeta con mucha velocidad, impactando fuertemente con el vallado pero se fueron uniendo después. Se vieron en el inicio de la calle algunas caídas y comenzaron las buenas carreras de algunos mozos, con velocidad, algunos casi les arrollan, pero lo hicieron sin maldad.

En la bajada de Telefónica hacia el callejón se vivió el momento más angustiante y peligroso del encierro al toparse con varios mozos en la curva, arrollando a uno de ellos, y empotrándose con gran violencia con el vallado y los corredores, sacando a uno de ellos hacia el centro de la calle, pero afortunadamente no sufrió ninguno de los mozos alguna cornada. Parecía que no iban tan rápido pero realizaron el encierro en 2 minutos y 10 segundos y convirtieron su carrera en la más rápida de esta nueva edición de San Fermín.

Las emergencias trasladaron a seis heridos, al Hospital de Navarra, todos por traumatismos de diversa consideración: uno de ellos por un traumatismo en la cabeza con apertura del cuero cabelludo y un varetazo fuerte en la espalda; otro también con traumatismo en la cabeza, sin pérdida de consciencia; una contusión en el brazo y otro en la zona lumbar, entre otros.

El encierro de Goyo Escobar Lucas, corredor madrileño de Pozuelo de Alarcón.

“Me caí; me duelen los brazos y costillas, pero son gajes del oficio. Ya falta menos para el que viene”

“He intentado meterme entre la gente y como estos días, había mucha parada en la curva de Estafeta y me he topado con varios mozos. Hubo muchos agarrones; se cayó un chaval delante mía que hizo que me desequilibrara y también me cayera casi a plomo por lo que estoy con algunos dolores, me he hecho daño en los brazos, sobre todo en el antebrazo, y en las costillas… Son gajes del oficio y he terminado bien este año, sin ningún problema grande. Ahora toca esperar ya al año que viene,que ya falta menos”.

Desde Bous a Lliria queremos agradecer y dar la enhorabuena tanto a Iván Martín como a Goyo Escobar, que han colaborado contándonos su experiencia en el encierro cada día. Ya falta menos para el año que viene y en su defecto, para la Pamplona Chica de San Sebastián de los Reyes.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*