Rafael González corta una oreja y gusta en Madrid

Ángel Jiménez sin opciones, Pablo Atienza mostró su verdad en el segundo y Rafael González logró entrara en Madrid por méritos propios

Madrid, 15 de abril 2018

Novillada con picadores

Entrada; Un cuarto

4 Novillos de José Luís Pereda (1º,2º,5º y 6º) y 2 de La Dehesilla (3º y 4º), desiguales y dispares en presentación y juego. Destacando la movilidad del tercero y sexto.

Ángel Jiménez

-Silencio y silencio tras aviso

Pablo Atienza

-Silencio en ambos

Rafael González

-Oreja y vuelta al ruedo tras petición

 

Abrió la tarde un bronco novillo de Pereda que arrollaba en sus embestidas y que no dio opciones al novillero ecijano Ángel Jiménez a pesar del gran esfuerzo realizado. Efectiva estocada caída y silencio. El descarado cuarto de la tarde tuvo la virtud de la movilidad y el defecto de su hermano que hizo primero. Violencia en unas embestidas que logró embarcar con personalidad el torero sevillano.  Alargo innecesariamente la faena antes de marrar con los aceros y el verduguillo.

Alto de manos el segundo de la tarde derribó al caballo y se desplazó en banderillas. No fue fácil el burel pero el segoviano Álvaro Atienza apostó y tiró la moneda al aire. Cruzado y con verdad logró robar muy buenos pases al natural. Dejó media estocada antes de escuchar silencio. Protestado resulto el serio quinto de la tarde tras perder las manos en varias ocasiones. Después en el trascurso de la lidia el de la Dehesilla tuvo un comportamiento dispar sin dar opciones al novel que selló su actuación herrando con las armas toricidas.

El tercero de la tarde y primero del hierro de “la Dehesilla” tuvo entrega calidad y humillación desde los inicios.  El novillero Rafael González se fue a los medios a iniciar con dos cambios por la espalda el último tercio. A pesar del viento la seguridad y firmeza del novillero pudieron al animal en un terreno nada propicio por las inclemencias meteorológicas y logró conectar y cortar la primera oreja a pesar de la defectuosa espada. Bien hechurado y bonito el sexto de la tarde que apuntó movilidad y trasmisión en lo que fue una faena de poder y solvencia que hizo entrar al novillero en Madrid a pesar del pinchazo y la estocada caída.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*