La constante desilusión del engaño

La desilusión de una afición constantemente engañada

 

Reflexión semanal de Máximo Mollá en la sección “A Contraquerencia” del programa “Patio de Cuadrillas” dirigido por Carlos Bueno en Gestiona Radio Valencia 107.1 FM.

No hace falta retroceder mucho en el tiempo para ver los continuos engaños que sufrimos los aficionados taurinos por parte de políticos y profesionales.
Sin ir más lejos, en el trascurso de la pasada semana sufrimos dos hechos que desmoralizarían al más optimista de los mortales.
El primero tuvo lugar el pasado lunes 7 de mayo en el municipio valenciano de Bétera, este relacionado con los festejos taurinos populares. Mientras la afición y una mayoría de la parte política decidían en un pleno la continuidad de los festejos taurinos populares en la Alameda, la alcaldesa de esta ciudad  se pasaba presuntamente por el arco del triunfo la democracia, y hacía uso del silencio administrativo como excusa para evitar la denegación del pertinente permiso de  ocupación de la vía pública que impide la realización de estos.
El segundo, y más inexplicable si cabe, tuvo lugar en la misma plaza de toros madrileña de “Las Ventas”. En el epicentro taurino mundial y en pleno San Isidro, el presidente por decisión propia y desoyendo el reglamento taurino, que otorga el privilegio de conceder la primera oreja a la afición de forma democrática, negaba a la afición la petición de trofeo a favor del espada malagueño Saúl Jiménez Fortes.
Ambos actos incurren en la privación de los derechos democráticos que ostentan los aficionados a la par que procesan el engaño hacia estos. Así pues, ¿Por y para qué ser aficionado?, ¿Para pagar?. A nadie le gusta que le engañen  y  los aficionados vemos constantemente , que políticos y profesionales nos utilizan y toman decisiones que nos convierten en  meros capitalistas de una tauromaquia engañosa, burlesca, apañada, adulterada, falsificada y llena de constantes frustraciones hacia nuestros derechos.
En definitiva, vivimos en la constante desilusión del engaño.

 

1 Comentario

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*