Los tontos de la exclusiva, erre que erre. Un artículo de Enrique Amat

Los tontos de la exclusiva, erre que erre. Un artículo de Enrique Amat

Siguen erre que erre. Lo hacen acá y acullá cada vez que se publican los carteles de alguna taurina. Da lo mismo que se trate de la feria de la Magdalena de Castellón, las Fallas de Valencia, la feria de Abril de Sevilla, San Isidro de Madrid y hasta los del abono de Bormujos de Trabajueque. Lo mismo les da.
Y el anuncio de las combinaciones de la próxima feria taurina del San Jaime, no ha sido una excepción. No falla. Son inasequibles al desaliento. Como aquel Don Erre que erre, el célebre papel que interpretó Paco Martínez Soria en el cine
Ya días antes de que los carteles se hicieran públicos, volvieron escribir aquello de: “como ya adelantamos aquí en exclusiva….”.Y al día siguiente de que éstos se oficializaran por parte de la empresa, volvieron a repetir la misma cantinela. Tal como adelantamos en exclusiva..,. bla, bla, bla…”
Como si ningún medio los hubiera publicado anteriormente. Como si fueran ellos los únicos que se enteran de las cosas.
A estos personajes se les puede seguir calificando con todo merecimiento, como “los tontos de la exclusiva”. Siguen produciendo risa, y hasta sonrojo. Lo cierto es que dan vergüenza ajena. Y resulta patético leer una y otra vez, hasta el hartazgo, esa cantinela de la exclusiva. Y encima, muy ufanos y pagados de sí mismos, henchidos de vanidad y dándose una importancia que nadie les otorga.
En el diccionario de la Real Academia Española de la Lengua, una de las acepciones que se dan a la palabra exclusiva dice lo siguiente: “Noticia conseguida y publicada por un solo medio informativo, que se reserva el derecho de su difusión.” (???)
Siempre dicen ser ellos los que adelantaron antes que nadie la composición de los carteles. Aunque no sea verdad. Con todo, aseguran haber dado antes que nadie una noticia. Siempre son ellos los que estaban al cabo de la calle. Incluso antes de que los empresarios supieran nada. Pero a ellos poco les importa. Lo importante no es la noticia en sí. Lo que cuenta es decir que decir ellos ya la publicaron.
Pero bueno. Si ellos son felices así, dejémoslo estar. Angelitos míos. Que con su pan se lo coman. Y, si puede ser, que de vez en cuando den alguna información. Y alguna opinión autorizada. Entre otras cosas.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.