Un importante Varea al natural corta un trofeo de peso junto a El Fandi en una corrida sin opciones de Victorino Martín

La corrida no tuvo la presentación que tras una imponente campaña de publicidad de cara a este festejo debería haber tenido. Tampoco dejó opciones; Castella se atascó con el acero y escuchó los tres avisos en una tarde de lluvia que los aficionados no quisieron perderse

Castellón, sábado 10 de marzo 2018

5ª Feria de la Magdalena

Corrida de toros.

Entrada; Casi lleno.

 

6 toros 6 de D. Victorino Martín, muy justos de presentación y poco cuajo, siendo el cuarto el más bonito del encierro presentados en general, flojos y sin fuerza; sin apenas opciones.

El Fandi (Nazareno y Oro)

-Oreja y silencio.

Sebastián Castella (Grana y Oro)

-Tres avisos y silencio.

Varea (Verde y Oro)

-Oreja y silencio.

Ovación a la pancarta desplegada por los aficionados catalanes que rezanba “Cataluña es taurina”.

La tarde comenzó con un homenaje a Victorino Martín al romper el paseíllo y se le hizo entrega de una figura del artista castellonense Ripollés.

El Fandi abrió la corrida homenaje a Victorino Martín en Castellón recibiendo al primero con una larga cambiada. El astado cayó de costado sobre el piso al clavar los pitones en la arena. No se empleó demasiado en el caballo antes de banderillear el matador. Con la muleta le costó embestir pero el granadino lo intentó y consiguió asentarse en una tanda al natural. Le fue ligando los muletazos aunque a final de faena hubo menos unión entre toro y torero. Tras una media estocada cortó la primera oreja de la tarde. Se estiró a la verónica El Fandi en el cuarto, al que recibió en el tercio con el capote, mientras embestía metiendo la cara el de la A Coronada. Perdió las manos al salir del caballo y mostró menos fuerza que a su salida de chiqueros. Quitó por verónicas y revolera a sabiendas de la poca fuerza del astado. Tercio de banderillas a cargo del matador, en el que destacó el último par. El astado iba perdiendo el poco fuelle que tenía mientras David Fandila intentó darle espacio y tiempo para evitar que se echara al piso, aunque perdió las manos en varias ocasiones al mismo tiempo que la afición pitaba y pitaba. No tuvo oponente y lo intentó sin demasiado lucimiento alargando quizá demasiado. A la segunda entró la espada.

El segundo lo protestaron de salida por su presentación. Casi presagiaron hasta su condición porque le faltó entrega y pasó casi de puntillas por el ruedo de Castellón. Lo recibió Sebastián Castella y le pasó factura de inicio colándose con peligro. Hacia los medios se fue el francés y allí lo intentó ante un victorino que se rajó pronto y embestía corto. Lo sometió por ambas manos y firmó algunos buenos muletazos. La cara amarga de la faena ocurrió en la suerte suprema, ya que tras una estocada se complicó la suerte hasta el francés tuvo que escuchar los tres avisos y el segundo de Victorino volvió a los corrales. Con el capote se vieron algunos trazos bien ejecutados, mientras repetía el quinto y embestía metiendo la cara. A pesar del resultado anterior el público se metió en la faena en el saludo capotero. Un buen puyazo dejó Juan Melgar aunque se empleó, salió muy suelto del caballo y lo citó más encima del toro en el segundo encuentro. La faena la comenzó en el estribo, cerrándoselo hacia las tablas y sacándoselo al tercio. El quinto fue el de más presencia de la corrida que aunque no lució ni en presencia ni en fondo, el francés fue sacándole algún muletazo, destacando varios sobre la diestra más asentado. Al de Victorino le faltó humillar y pasaba por la muleta a media altura sin demasiada alegría. Lo intentó Castella, pero la faena no tomó vuelo y se fue a por la espada. Mató a la segunda y fue silenciado.

Varea hizo su primer paseíllo de la temporada y las ganas y la entrega se hicieron visibles desde que salió al ruedo. Recibió al tercero con varias verónicas con poderío y una buena media con la que se gustó el de la tierra. Mostró su entrega y la evolución de su toreo en cada pase. En la muleta fue intentando lucir al de Victorino y lo consiguió sobre todo en una serie al natural, en la que asentado y con mucho empaque hilvanó varios muletazos muy hondos y largos. De altos vuelos los naturales ante el buen pitón zurdo del animal. Fue ligando los pases y con el público en el bolsillo, no impidieron el pinchazo y la media estocada que cortara un trofeo de mucho peso por su toreo. Una sonora ovación se llevó el de Castellón ante sus paisanos antes de iniciar su faena de muleta. Ante el sexto le costó más colocarse para dejar una tanda asentada de inicio. El de Victorino no mostró maldad y aunque tampoco se entregó, y Varea intentó sacarle partido. Pronto se fue suelto y rompió la poca unión que había existido entre diestro y astado. No quiso y poco pudo hacer el diestro, que mostró también la falta de contratos y aunque buscaba completar el triunfo del primero no tuvo opciones. Terminó con una buena estocada aunque un poco trasera y un golpe de descabello.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.