Pepe Moral corta una oreja a un gran toro de Adolfo y El Cid sufre una cornada en el muslo

Al comenzar la faena a su primero, el sevillano sufrió una cogida en el muslo derecho que le destrozó los aductores. Firme alternativa de Ángel Sánchez, muy dispuesto

Paloma Moreno.

Madrid, viernes 8 junio 2018.

32ª Feria de San Isidro

Corrida de toros.

Entrada; más de tres cuartos.

6 Toros 6 de Adolfo Martín, serios y rematados; el 1º con humillación y clase  por el pitón diestro; el 2º, sin entrega y exigente; el 3º, descastado; el 4º, exigente y complicado; el 5º, buen toro, con transmisión, humillación, calidad y entrega, ovacionado en el arrastre; y el 6º, a menos.

El Cid (Tabaco y Oro)

-Herido, pasó a la enfermería.

Pepe Moral (Tabaco y Oro)

-Silencio en el que mató por El Cid, silencio y oreja.

Ángel Sánchez, que toma la alternativa (Blanco y Oro)

-Ovación con saludos tras aviso, silencio y palmas.

Parte médico de Manuel Jesús “El Cid”, firmado por el Doctor García Leirado: Herida por asta en tercio medio de la cara interna del muslo derecho, con una trayectoria ascendente de 20 cm, que destroza aductor y vasto interno. Pronóstico grave, que le impide continuar la lidia.

“Mentiroso” fue el toro de Adolfo Martín con el que Ángel Sánchez tomó  la alternativa en Madrid. Paradote de salida, embistió franco y metiendo la cara por abajo. Librándose el  diestro de una cogida al tropezarse  con el capote. En varas empujó y pasó en banderillas. La ceremonia de alternativa tuvo al Cid como padrino y a Pepe Moral como testigo. Comenzó arrancándose pronto y con tranco a la muleta del recién doctorado. Inició la faena sobre la diestra pero fue al natural donde alargó los muletazos y el de Adolfo embestía en las telas con recorrido. Dispuesto y con entrega, le faltó un punto de transmisión y repetición, aunque embestía con calidad por el pitón diestro. Alargó la faena y se mostró algo inseguro al entrar a matar, quizá fruto de sus pocos contratos. Saludó una ovación tras aviso. Al cuarto, en suerte para El Cid, lo saludó Ángel Sánchez intentando estirarse a la verónica después de ser aplaudido de salida. Salió huidizo del caballo y en el segundo encuentro fijó un correcto puyazo, aunque algo trasero, en un intento de derribo. Esperó en banderillas. Brindó al público y no tuvo opciones ante un astado que fue a más en complicado, exigiendo y en cierto modo superando al recién matador de toros. Derrotando el astado, firmó una breve faena complicándose a la hora de matar y fue silenciado. Ángel Sánchez saludó al que cerró plaza, que no se empleó demasiado en varas. Firmó un quite por verónicas Moral. Esperó y acortó en banderillas. Brindó el último toro de la tarde de su alternativa al público venteño y se lo llevó a los medios donde comenzó toreando sobre la diestra, respondiendo el astado en un par de series con movilidad aunque un punto faltó de entrega por el pitón diestro. Fue desarrollando y complicando su condición, y a pesar de ello fue intentándolo, mostrándose dispuesto y terminó la faena con una serie sobre la zurda, perdiendo fuelle el astado. Pinchazo hondo y un descabello y escuchó algunas palmas.

El segundo mostró fijeza de salida y se empleó en el primer puyazo, bien ejecutado. Acudió con brío al caballo después firmando los quites de El Cid y Pepe Moral. Esperó en banderillas. Devolvió los trastos el recién alternativado al sevillano y comenzó la faena sobre la diestra. Se le coló y en un derrote, le propinó al comienzo con la muleta una fuerte y fea voltereta recibiendo una cornada, por la que pasó a la enfermería, donde fue intervenido de una herida en el muslo derecho. Pronto terminó con el de Adolfo su paisano Pepe Moral, con un pinchazo y estocada.

Todo quedó en un mano a mano entre el joven Ángel Sánchez y Pepe Moral. El tercero fue recibido por el sevillano a la verónica saliendo desentendido. Al caballo acudió despacio y sin emplearse. Salió suelto repitiendo dicha condición en la muleta. Llovía sobre Las Ventas faltándole  fijeza y transmisión al tercero. Le robó Pepe Moral algún muletazo, intentando sacar lo poquito que tenía el astado. Se le complicó con el descabello y fue silenciado. El quinto, de nombre Chaparrito, embistió con alegría al capote de Pepe Moral, mejor por el pitón diestro. Empujó en el caballo y se arrancó con brío en el segundo encuentro. En banderillas se desmonteró Juan Sierra tras un firme par, sufriendo un derrote y saliendo ileso, con mucha suerte. Con la muleta Pepe Moral lo fue enganchando con temple y al natural dejó una serie muy firme, entregado, respondiendo el astado con transmisión y humillando. Tuvo calidad y entrega en la muleta, y cuando salió el Sol en Las Ventas, fue el momento en que lo toreó más templado, rugiendo los tendidos. Gran toro el de Adolfo, fue ligando los muletazos el sevillano por ambos pitones y rematando la faena, importante, con una estocada tras pinchazo. Merecedor de la vuelta al ruedo en el arrastre, esta vez no lo premió el Presidente y fue ovacionado. Pepe Moral paseó una de las orejas firmes y merecidas de la feria después de una actuación importante.

Fotografías: Plaza 1.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.