Firme actuación de la terna con los victorinos en la Corrida de la Prensa que cerró la Feria de San Isidro

Destacaron la entrega y disposición de Ureña y Emilio de Justo, que volvió a la feria madrileña Isidro ocho años después, en una variada corrida de Victorino presidida por Felipe VI

Paloma Moreno.

Madrid, domingo 10 de junio 2018.

Última de la Feria de San Isidro

Corrida de la Prensa.

Entrada: Lleno de No Hay Billetes.

6 Toros de Victorino Martín, serios de presentación, descastado y sin entrega el primero; ovacionado el segundo en el arrastre, que tuvo transmisión, bravura y humillación; encastado, exigente y con humillación el tercero, palmas en el arrastre; el cuarto y con movilidad aunque sin entrega; el quinto, exigente y mejor por el pitón derecho; complicado el sexto.

Manuel Escribano (Gris plomo y Oro)

-Silencio en ambos.

Paco Ureña (Verde hoja y Oro)

-Ovación con saludos tras aviso y silencio.

Emilio de Justo (Burdeos y Oro)

-Silencio tras aviso y ovación.

El Rey Felipe VI presidió la corrida desde una de las barreras.

El público obligó a Paco Ureña a saludar tras el paseíllo.

Manuel Escribano se fue a la puerta de chiqueros a saludar al abre plaza de Victorino, que salió frenado y huyendo. Tuvo que rectificar el sevillano y saludarle en el tercio. Le faltó humillar en los primeros tercios, fallido tercio de varas por parte del picador, en el que el animal apenas se empleó. En banderillas clavó con facilidad el último par. Brindó al Rey en una faena de pocas opciones, el de Victorino embestía con sosería y sin entregarse demasiado mientras lo intentó en balde. Algo trasera y atravesada la estocada con la que terminó antes de ser silenciado. A la puerta de los miedos se volvió a ir Escribano a saludar al de Victorino, que salió paradote y le apretó al realizar la suerte. Buen recibo capotero del sevillano, que arrancó los olés del público, embistiendo el cuarto con alegría. Se empleó en el caballo y se arrancó en banderillas. Destacó el último par al quiebro en tablas. Brindó al público y se fue hacia los medios. Le faltó un punto de transmisión y aunque embistió humillando y con nobleza. El sevillano lo intentó por ambos pitones, toreándolo templado y firme. Pinchazo, estocada y silencio.

Paco Ureña volvió a hacer el paseíllo en Madrid después de la fea cogida que sufrió y que le impidió actuar su anterior tarde acartelado en San Isidro. El segundo salió con más brío humillando en el capote del murciano, empujando en el caballo. Lo colocó más largo, donde se arrancó con emoción y se empleó en el peto, cayendo un punto más trasero el puyazo de Iturralde. Paradote en banderillas, destacó el segundo par de Curro Vivas. Brindó al público antes de dedicárselo a Felipe VI. Comenzó la faena sobre la diestra, respondiendo el de Victorino con fijeza y repetición, llevándolo templado Ureña. Entró el público con él, mientras iba ligando los muletazos, alargando la mano y transmitiendo a los tendidos. El de Victorino humilló y tuvo transmisión y recorrido, y el torero, reposado y entregado firmó una buena actuación. Colocado y firme, fue sacando el lucimiento al segundo y toreándolo con despaciosidad. Al natural tuvo menos calado, pero sobre la diestra llegó a los tendidos con fuerza. Se tiró a matar aunque dejó una estocada delantera, que requirió del descabello. Sonó un aviso mientras tardaba en doblar el segundo Victorino. Saludó una ovación, otra para el toro en el arrastre. El quinto estuvo algo desentendido en los primeros tercios, sin querer acudir al caballo. En banderillas acudió con movilidad. Ureña comenzó la faena sobre la diestra, templando la embestida y humillando el de Victorino, con más emoción. Repitió por el pitón diestro, firmando el murciano muletazos asentado y con verdad. Al natural se salía por fuera de las telas pasando sin transmisión. Fue perdiendo transmisión, mientras lo intentaba Ureña entregado. Dejó una estocada algo caída y fue silenciado.

Emilio de Justo saludó al tercero en su vuelta a San Isidro tras varias temporadas, que embistió rebrincado aunque humillando. Empujó fijo en el peto en el primer encuentro, con bravura. Con una bonita revolera lo colocó un poco más largo, acudiendo pronto y con empuje. Quite lucido de Escribano por chicuelinas. Se movió con tranco en banderillas desmonterándose la cuadrilla tras parear. A Felipe VI brindó también Emilio de Justo, que inició la faena llevándoselo hacia los medios. Allí, sobre la diestra fue buscando el lucimiento, respondiendo el de Victorino con humillación aunque saliendo algo suelto por arriba. Se colocó más cruzado De Justo y lo toreó ligando los muletazos, con repetición y transmitiendo el astado. Al natural, reposado y firme, fue alargando los muletazos exigiendo y reponiendo al final de las tandas, quedándose más corto. Repetía más por el pitón diestro, aprovechándolo Emilio para exprimirle en cada muletazo. Terminó con una estocada trasera, sonó un aviso y fue silenciado. El de Victorino obtuvo palmas en el arrastre. Emilio de Justo saludó al que cerró la Feria de San Isidro 2018 con un lucido recibo capotero. Empujó aunque a la defensiva en el caballo. En banderillas esperó paradoté y acortando. Brindó al público De Justo y se mostró firme y asentado, intentando sacar algún muletazo bueno. Y alguno dio, entregado y aunque fue de uno en uno, lo consiguió ante el complicado sexto, que fue reponiendo y quedándose sin recorrido. Al pitón contrario se colocó el diestro, arriesgando y exponiendo, con torería firmó una faena a más. Alargó la faena, dejó una buena estocada y saludó una ovación.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.