Un debutante Presidente le niega un premio rotundo a Fortes en el sexto y da dos vueltas al ruedo

Fue lo más destacado de una tarde en la que el silencio reinó en las actuaciones ante una corrida de variado aunque escaso juego

Paloma Moreno.
Fotografías; Plaza1

Madrid, viernes 11 de mayo 2018

4ª Feria de San Isidro

Corrida de toros.

Entrada; tres cuartos.

6 Toros 6 de Pedraza de Yeltes, altos, serios, con buenas hechuras y armados de pitones; faltos de transmisión y de irregular juego.

Manuel Escribano (Azul marino y Oro)

-Silencio en ambos.

Daniel Luque (Rosa y Oro)

-Silencio y silencio.

Fortes (Azul celeste y Oro)

-Silencio y dos vueltas tras petición no atendida.

Manuel Escribano no tuvo suerte con el abreplaza de Pedraza de Yeltes, que le faltó chispa, fondo y emoción. No le dio opciones a pesar de estar dispuesto y todo quedó en silencio. Se lució Escribano de salida con el capote después de recibir al quinto en la puerta de toriles embistiendo con más codicia que sus hermanos. Suelto en varas, derribó al picador. Arriesgó en el último par al quiebro en tablas de forma espectacular después de que los dos primeros cayeran traseros. En la muleta lo intentó sin que el toro durara demasiado, le faltó fondo y se vieron algunos muletazos esbozados con ritmo.

El segundo fue el de más peso del encierro con 660kg aunque de buenas hechuras y lo saludó Luque a la verónica. Rehuyó del caballo en el primer encuentro y se le medió el castigo en el segundo. Quitó por chicuelinas Fortes y una media que gustó al público. Se arrancó de lejos en los medios y hubo alguna serie más firme y profunda destacando algún natural y la reposición del astado que tuvo fijeza y nobleza. Manejó sin fortuna los aceros y fue silenciado. Más corto se quedaba el quinto que embestía más desentendido y andarín. Se desmonteró Juan Contreras un gran par en lo alto y en la cara del toro. Luque lo intentó por ambos pitones, alargando la faena sin tener opciones. No transmitió la faena y no tuvo suerte.

Serio y alto de agujas el tercero salió algo desentendido en los primeros compases. Excesivo el castigo en el primer encuentro sin emplearse demasiado el astado. Midió en banderillas exigiendo a la cuadrilla. En la muleta desarrolló de forma irregular ante un dispuesto Fortes que firmó algunos muletazos asentado y reposado pero la faena no tomó vuelo. Ante el sexto firmó lo más destacado de la tarde, rondando las nueve y media de la noche y dio dos vueltas al ruedo después de que el presidente le negara la oreja, importante. Toro y torero colaboraron en una faena que comenzó con emoción en el capote, tuvo movilidad y nobleza el astado permitiendo lucirse al malagueño. Entró pronto Madrid y rugió, de emoción y enfado, al final. Alargaba los muletazos Fortes y se relajó, toreó con emoción y gusto. Le volteó sin apenas consecuencias y se vino arriba el diestro buscando la ligazón y el lucimiento dejando tandas asentado y firmes. Tras la estocada el presidente hizo oídos sordos a la petición del público y le dejó sin premio a Fortes, que acabó dando dos vueltas al ruedo con Madrid excitada.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.