Sin Reinas no hay Ases

“Tomando ejemplo”

Reflexión semanal de Máximo Mollá en la sección “A Contraquerencia” del programa “Patio de Cuadrillas” dirigido por Carlos Bueno en Gestiona Radio Valencia 107.1 FM.

“Sin Reinas no hay Ases”

De largo vienen las penurias y el mal momento que atraviesa la tauromaquia actual, las continuas denuncias por parte de un sector de la prensa autónoma sitúan como máximos responsables a empresarios, ganaderos y figuras que forman mega empresas y manejan los hilos de estos títeres en los que se ha convertido el circo de la tauromaquia.

Presuntos tratos de favor donde la afición no tiene ni voz ni voto, solamente el derecho de por nada a pasar por caja. Lo que ha acarreado la drástica y lamentable bajada en el número de festejos y aficionados, así como el interés despertado sobre la ciudadanía.

Todo un ejemplo a seguir. Y como es perceptible, el hermano mayor enseña y el pequeño copia conducta. ¡Cómo Dios manda!

Tras ver el rotundo éxito cotidiano en la tauromaquia de Cúchares. Ahora su hermano pequeño, que goza de una creciente y saludable salud, toma ejemplo del mayor y se sube al carro de la mentira.
Si algo marcaba la diferencia real entre los festejos populares y los festejos taurinos mayores, era la importancia y el respeto que recibía la afición al ser escuchada a la hora de confeccionar los festejos o carteles de una feria.

La afición hablaba y organizadores o empresa intentaban contentar a sus clientes, para ello no se escatimaba y se contrataban las ganaderías más serias o las vacas y toros más destacados del circuito taurino popular.

Por desgracia, hoy, la tauromaquia popular toma ejemplo de su hermana mayor y cede al chantaje de  los Recortadores “Figuras”.

A escasas horas de haber finalizado la Feria de la Magdalena, que presentaban unos atractivos carteles donde cabe resaltar el nombre de ganaderías y animales, salta la liebre y este hermano menor se une a la tauromaquia de la mentira, bajo mandato y exigencia de los “Recortadores”, el empresario obliga a los ganaderos a jugar una final de champions con los suplentes que convoca el entrenador del otro equipo, o lo que es lo mismo, que juegan sin Messi ni Ronaldo… O lo que es más claro todavía, que el ganadero deje en casa sus animales más bravos y eche al ruedo los que los recortadores exijan, sumándose así a la tauromaquia adulterada y contribuyendo a poner las primeras piedras en contra de la tauromaquia popular.

¿Nadie se ha parado a pensar que sin toro no hay fiesta?

Que sin verdad el espectáculo pierde.

Que si pierde el espectáculo la afición no acude y caemos en el mismo error que cayeron hace décadas nuestros hermanos mayores.

En la tauromaquia manda el toro, y este debe ser bravo, quien se atreva, a la arena, y el que no que deje paso.

¡Sin Reinas no hay Ases!.

 

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*


Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Conoce cómo se procesan los datos de tus comentarios.